En Martha Elena Hoyos, la poesía está presente en sus distintas actividades del arte.  Su escritura poética comienza en la canción y la copla, arte que heredó por tradición familiar.

Luego, como parte del colectivo editorial Agenda Mujer Colombia que integra desde 1996, comienza a construir un camino propio de escritura poética y a participar de manera asidua en encuentros y círculos de escritores.

Agenda Mujer ha sido su casa central de publicación, donde aparecen cada año sus frases, minicrónicas, oráculos poéticos y poemas, al lado también de las expresiones de su personaje de caricatura Mayra.

Ha asistido en múltiples ocasiones al Encuentro Poesía de Mujer en Roldanillo, Valle, Colombia y a los talleres que allí se imparten por la gran poeta colombiana Marga López Díaz, maestra y prologuista del primer poemario de Martha Elena.

En 2004  participa por primera vez en el Encuentro de Poetas con la Gente de Cosquín, Argentina, donde ha llevado  posterirmente su poesía y su canto en más de 10 versiones.

En 2009 es invitada a asistir a los Encuentros poéticos de Oaxaca, México, El País de las Nubes, donde luego asiste en 2011 y 2013. En 2011 recibe el aval de este importante evento para realizar en Colombia y en su región Quindío, el País de las Nubes en el camino del Café; evento que creó y ha realizado en 3 versiones (2012, 2014 y 2016) a través de la Fundación “América en mi Piel”, y con la participación hasta la fecha de más de cien poetas invitadas de América Latina y España.

En 2012 publicó su primer poemario individual “El Canto de las Urdimbres”, libro que ha viajado por América y España llevando en recitales esta palabra forjada en las revelaciones de los caminos. Publicó el cancionero “Canto colectivo, canto sanador”.  Trabaja en sus nuevos poemarios “En una gota, el bosque” y “Temblor y Milagro”.

ALGUNOS EVENTOS POÉTICOS EN LOS QUE HA PARTICIPADO

– Encuentro “La América que hay en mí” Islas Canarias, España. 2018.

 – Encuentro de Poesía Museo Rayo de Roldanillo Colombia, diversos años entre 1987 y 2017

 Encuentro Internacional Ciudad de los Anillos. Santa Cruz, Bolivia, 2017

– Centenario del Poeta Antonio Esteban Agüero, Merlo, San Luis, Argentina

– II Encuentro Nadaísta, Belén de Umbría, Colombia 2016

– Encuentro Poesía sin Fronteras, Bogotá FILBO, Colombia, 2015, 2016

– Encuentro País de las Nubes en el Camino del Café, Colombia, 2012, 2014, 2016

– Festival Internacional de Poesía de Cali,  Colombia. Ediciones V y XI (2015)

– Encuentro Internacional de Poetas Ciudad de Juárez, Homenaje a Dolores Castro, México, 2015

– Encuentro de la Palabra, Riosucio, Colombia 2015

– Encuentro de Poesía Negra y cantos ancestrales, Cartagena, Colombia 2015

– Encuentro Latinoamericano de Poetas en Santiago del Estero, Argentina, 2014

– Encuentro de Mujeres Poetas de Cereté, Colombia, 2014

– País de las Nubes en Oaxaca, México, 2009, 2011, 2013

– Encuentro de Poetas con la Gente de Cosquín, Argentina, entre 2004 y 2013

– Encuentro Nacional de Escritores “Luis Vidales” de Calarcá, Colombia, 2010 y 2012
INVOCACIÓN

 

Asígname el propósito

que llegue al corazón

Concédeme la palabra de fuego

que transforma

Dispénsame la alegría

de la lágrima que lava.

Tú, bálsamo de mi cuna

y de mi ancestro,

voz de mi duende y de mi guía,

sonora bendición de alivio infinito

¡Úngeme la vida!

 

INSOMNIO

 

Una palabra me vigila desde siglos

Me enciende, me urde, me llama

¡Qué senda intransitada

Me empujará a entrañarla

si tanto ya se ha dicho y se ha sentido!

 

Más se que en mí

buscan su huella los ancestros

y es siempre un arte

la reinvención del símbolo.

 

 

 

REDENCIÓN

   la voz de Waykamarintia

Yo se que mi pecado

fue adorarlo hasta borrarme.

Seguirlo,

hasta renunciar a mi sagrada promesa

mientras el calor de sus besos 

era mi frenético atavío…

 

Aquel quimbaya Hijo del Sol

me entregó el amor

que nunca un pijao 

se atrevió a ofrendarme.

 

¿Cómo podría acercarse 

un guerrero de Karlaka

a la mujer guardada 

sólo para los destinos de su padre?

¿A la virgen coronada 

por el linaje de su propio trono,

la que vio correr la sangre y la codicia

jurando desde Peñas Blancas 

la redención de su pueblo?

 

Ahora puedo verlo claro,

ahora, desde los míticos umbrales.

 

Nunca me preguntaste si fui presa

de la violencia y el ultraje,

mas debo decirte que, después,

fui atrapada por el poder de la adoración

con el precio que sujeta, subyuga y avasalla.

 

Hoy sé que no debí 

conformarme con menos. 

Que pude amarle 

siendo reina y soberana,

que aquel sublime ardor 

debió ser el desafío 

y no la sumisión…

 

…Que mi vida, trono mismo,

no alcanzó a conducir el coraje 

de una casta saqueada

hacia el imperio de la potestad 

y la indulgencia.

  

Hermana paujil, hermana cisne,

                                    amada anunitay,

estoy en la punta de la lanza.

 

Ahora que podemos mirarnos 

en el fuego de las estrellas,

ahora que sabemos de amores 

y de vuelos,

de aquella hoguera que rescinde

los dolores,

¡dime que con un canto apasionado

podrás liberarme de este yugo

y conducirme más allá

para plenitud de la vida misma!

 

Así, con la sinceridad del pacto

de aquel amanecer 

que nos convocó

en la Rosa de los Vientos

mis lágrimas se funden en el rumor del río

en el blanco el titilar de nuestra luna viajera.

 

Estuvimos allí, ¿Recuerdas?

                 Hoy nos cubre un nuevo cielo. 

 

En este canto numinoso que nos teje,

perdón al universo pido.

No el perdón del miedo y de la culpa;

sí el perdón de la estrella que sana y restituye,

pues sé, que solo así defenderé el honor

y el justo destino de mi eterna descendencia.

  

Para ella proclamo un amor sin ataduras,

el vuelo que fortalece y expande,

la valerosa conquista de la autonomía.

 

Me libero en el hilo de tu canto,

hermana de mis lunas.

 

Descanso en el verde de tus selvas,

   — princesa de mis jaguares y chigüiros– 

Danzo el ágora 

de los amaneceres andinos,

hija viviente de los bosques del Cocora.

 

DIOSA DE LA TIERRA

Oscura y fecunda omnipresencia del misterio

corazón de greda fértil, corazón que canta,

Virgen negra que camina por los siglos

con los pueblos más antiguos de la tierra,

resplandor e incendio, peregrina descalza,

Madre de los sincretismos y la diáspora.

 

Yo te llamo Candelaria,

vientre mismo de la alquimia sagrada,

del carnaval centinela, de los abismos guardiana.

 

¿Qué dirán los códices primitivos de tu manto

que no guarden las sílabas fundantes de la jerga?

¿Qué en tus orlas luminosas

que no pueda leerse

en la sistémica gramática del mundo?

 

Señora universal,

ánima de los rituales secretos del asombro,

cuna prieta y tutelar de las palabras,

Tú nos creas y nos juntas

nos despiertas, nos fecundas, nos hermanas.

 

Por ti trocamos desnudas nuestras almas,

y es por tu gracia de cielos y de grutas

que morimos y volvemos a encontrarnos.